viernes, 8 de octubre de 2010

La Cirugía Estética: ¿Aumenta nuestra Autoestima?

El otro día, durante mis clases de Terapia Sexual, un gran grupo de estudiantes comenzó a apoyar la Cirugía Estética como medio para aumentar la autoestima. Según ellos, la cirugía estética proporciona una nueva “imagen” para la persona: se arreglan los defectos físicos y hasta se mejora lo que ya está bien. Ésta mejoría, plantean, elevaría la autoestima ya que la persona se sentiría mejor consigo misma y con su cuerpo… Y, obviamente, el sentirse bien con uno mismo es el elemento más esencial de una buena autoestima.

Sin embargo, sólo hubo tres personas (incluyéndome) que planteamos justamente lo contrario: La Cirugía Estética no aumenta la autoestima y, lo que es peor, la disminuye. ¿Por qué? Porque una buena autoestima tiene que venir de adentro y no de afuera. Por eso se llama AUTO-estima, ¿no?

De manera más específica: Una persona que desee someterse a una cirugía puede decir que lo hace para sentirse mejor “consigo misma”. No obstante, inconscientemente lo que desea es “complacer” a los demás… Una mujer que quiere arreglarse la nariz, lo hace porque alguien más le dijo que su nariz es fea; si quiere aumentar sus senos, fue otra persona quien planteó que sus senos eran pequeños. Incluso, es la sociedad misma la que nos impone lo que es “bonito” y lo que es “feo”… Y si nos dejamos guiar por la sociedad (o los demás) para determinar cómo nos sentimos con respecto a nosotros mismos, estamos haciendo que nuestra autoestima “venga de afuera”.

Cuando dije esa perspectiva, un compañero me refutó utilizando un planteamiento de Albert Bandura: “Vivimos en una sociedad que utiliza un criterio enfermo, ya que debemos fijarnos en otros para saber qué tan bueno somos”. Por tanto, si nos sentimos muy feos (autoestima baja), sería bueno que utilicemos la cirugía estética para mejorar nuestro físico y así aumentar nuestra autoestima.

Y es cierto: ¡Todos nos comparamos para saber cómo somos! Sin embargo, frente a las Comparaciones Sociales, las personas con Buena Autoestima reaccionan de una manera muy diferente a las personas con Baja Autoestima. Por ejemplo:

Comentario: ¡Tú si eres fea! Esa nariz tuya es demasiado grande y se te está cayendo el pelo… Yo no me explico cómo alguien podría fijarse en ti.

Reacción con Autoestima Alta: “Bueno, quizás yo no sea la persona más bonita del mundo, pero tampoco soy la más fea… es más, hasta ahora yo he tenido parejas que me han querido y a quieres yo también he querido, tal y como hace todo el mundo”.

Reacción con Autoestima Baja: ¡Ay Dios Mío! ¿Y por qué dicen que soy tan fea? Bueno, es verdad que mi nariz es medio rarita y que mi pelo se me está cayendo. Yo no sé lo que voy a hacer conmigo… por más que lo intento, nunca logro verme bien. Una cirugía es una buena opción, ¿verdad?

Tal y como se repite constantemente en los libros de psicología: A diferencia de una Autoestima frágil, la consideración personal segura, es decir, la que se basa más en sentirse bien CON LO QUE SE ES que en las calificaciones, la apariencia, el dinero o la aprobación de los demás, produce bienestar a largo plazo.

¿Cuál es el elemento esencial para tener una buena autoestima? Centrar nuestra autoestima en cosas internas y NO externas. Así lo explica Virginia Satir y también Jennifer Crocker durante tres años seguidos (2002, 2003, 2004): “Las personas cuya valía persona era más frágil – Más vulnerable a fuentes externas – experimentaron más estrés, enojo, problemas en sus relaciones, consumo de drogas y alcohol, y trastornos en la alimentación (Y yo agregaría: hasta un Trastorno Dismórfico Corporal), que los individuos cuya valía se basaba más en fuentes internas, como las virtudes personales”.

Más aún, Martin Seligman, en su libro “La Auténtica Felicidad”, nos hizo ver que aquellas personas que se enfocan en ayudar a los demás, en desarrollar sus dones y talentos, en incrementar el amor y la sabiduría y, en fin, en crecer personalmente son muchísimo más felices que todos los demás.

En fin, una persona tendrá una Autoestima Alta sólo cuando se enfoca en lo interno. Si la persona se enfoca en lo que externo (físico, dinero, etc.), entonces se dice que tiene una Autoestima Baja… ¡Y la seguirá bajando mientras se enfoque en lo externo para “subirla”! Paradójico, ¿cierto?


Síguenos!
Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en Linkedin